¡NO ME HAGAS VOLVER!

??????????????????????????????????????

Por: Mateo Greeley

Mi esposa es increíble.  Acaba de sorprenderme con una “mini vacation”.  Llamó a mi madre para cuidar a nuestros hijos y me llevó a un lugar hermoso al lado del Río Delaware para tomar un poco de vino, caminar por el bosque, sentarnos al lado de una fogata y tener “tiempo de calidad” para los dos. 

Me reanimó y recargó las pilas verdaderamente. Y me quería quedar ahí, aunque extrañara a mis hijos y supiera que tenía cosas por hacer… tuvimos momentos hermosos al lado de ese río.

¿Por qué nos cuesta tanto bajar del monte? Eso me desafía personalmente. Debo bajar con ánimo y ganas de compartir lo que conocí en ese monte. Pero es más común el hecho que bajo sabiendo que perderé ese sentido de paz, tranquilidad y serenidad.

Quizás debo abrir mis ojos y mi corazón a reconocer los tantos momentos que tengo a diario que me pueden recargar y anima, esos en que Dios se hace visible. Ciertamente reconozco a Dios en mi querida esposa no solo cuando me regala momentos así.  Ella me revela el amor de Dios CADA DIA, pero muchas veces me hago el ciego, creo.

Tal vez todos podríamos hacer eso un poco más; abrir los ojos y corazones.

¿Y vos? ¿Cuál ha sido uno de montes de transfiguración? ¡Cuéntanos pues!

 

 

Mira nuestro show vigente: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=C_PnMiuYqQo