Navidad, fiesta de muchas culturas.

Christmas-Tree-Fireplace-1024-127315

Los múltiples elementos de la fiesta navideña que hoy en día tenemos, son el producto de una milenaria mezcla de antiguas tradiciones griegas, romanas y celtas, con influencias de pueblos germánicos y orientales que fueron sabiamente aprovechados por la Iglesia para universalizar la fiesta del nacimiento de Jesús.

La palabra Navidad, proviene del latín nativitas, nativitatis ‘nacimiento’, ‘generación’. La celebración del nacimiento del hijo de Dios se celebró por primera vez el 25 de diciembre de 336 en Roma, pero hasta el siglo V, la Iglesia de Oriente siguió conmemorando el nacimiento y el bautismo del niño Dios de los cristianos el 6 de enero, luego ambas celebraciones se separaron, quedando como hoy el 6 de enero como la llegada a Belén de los Reyes Magos.
No hay certeza de la razón por la cual se eligió el 25 de diciembre para celebrar la fiesta, algunos  consideran que los cristianos de aquella época quisieran reemplazar con la Navidad la fiesta pagana conocida como natalis solis invicti (fiesta del nacimiento del sol invicto) del solsticio de invierno en el hemisferio norte.

Las tradiciones de varias culturas, sobre todo en los rituales agrícolas al inicio del invierno tuvieron mucha influencia en cuanto a decoración, costumbres de ofrecer regalos y cocina para estas épocas.

La Navidad acogió elementos de la tradición latina de la Saturnalia, una fiesta de regocijo e intercambio de regalos, que los romanos celebraban el 17 de diciembre en homenaje a Saturno. Y no hay que olvidar que el 25 de diciembre era también la fiesta del dios persa de la luz, Mitra, respetado por Diocleciano, y que había inspirado a griegos y romanos a adorar a Febo y a Apolo.

En el Año Nuevo, los romanos decoraban sus casas con luces y hojas de vegetales, y daban regalos a los niños y a los pobres en un clima que hoy llamaríamos “navideño”. A pesar de que el año romano comenzaba en marzo, estas costumbres también fueron incorporadas a la festividad cristiana.

Por otra parte, con la llegada de los invasores germánicos a la Galia, a Inglaterra y a Europa Central, ritos de esos pueblos se mezclaron con las costumbres celtas y fueron adoptados en parte por los cristianos, con lo que la Navidad se tornó desde muy temprano una fiesta de comida y bebida abundante, con fuegos, luces y árboles decorados.

 

Fuente: La Palabra del Día ORG.

¿Dónde está el humilde niño del pesebre?

P1040817

¿Dónde está el humilde niño del pesebre?

La tradición de los portales, pesebres o pasitos dicta que el niño no se coloca en la escena hasta las 12 de la noche del día de navidad.  Esta hermosa costumbre difundida por toda Hispanoamérica y compartida al mundo entero nos recuerda el momento justo del nacimiento de Jesús, o sea su humilde pero contundente llegada a nuestras vidas.

La riqueza de la representación con figuritas dentro de nuestros hogares de aquél momento es la de recordarnos, entre muchas otras cosas, que en medio de la sencillez está la más valiosa esperanza, la de la eternidad.  Así que debemos darle la relevancia que merece.

Es posible, entonces,  que nos esmeremos demasiado en hacer cada año del pesebre una obra de arte llena de detalles hermosos y numerosas luces y figuras que enriquezcan la escena a representar, pero corremos el riesgo que entre tanto lujo, aquel rincón cálido en el que María y José recibieron al hermoso niño se convierta en un complemento minúsculo y difícil de encontrar.

Guardar la sencillez y la humildad en la representación puede ser también un ejercicio y una maravillosa oportunidad para preguntarnos si nuestro corazón está igual, o si estamos encandilados por las luces de la modernidad, cegados por la moda del exceso de gastos y regalos, y sumergidos en la desgarradora cultura de la competencia de tener y no de ser.

Con la belleza inocente del pasito, también se puede practicar la belleza de la inocencia del niño que todos llevamos dentro, aquél niño que se conmueve al saber que un rey, el más poderoso de todos,  nació en el más pobre de los rincones de un establo, quizá con muy poco, por no decir nada material, pero sabiéndose portador y fuente de todo el amor de Dios, que es lo realmente importante.

Llegará la hora de ubicar la figura del pequeño niño sonriente en el portal, allí entre la hermosa Virgen y el amable San José.  Les acompañarán la mula y el buey para dar calor, y por el caminito ya se acercan los 3 reyes magos y un pastor. Enternecido el ángel les resguarda. ¿Y en tu hogar… y en tu vida? ¿Dónde está el humilde niño del pesebre?.

De parte de todo el equipo de Cristo Para Todos, les deseamos una humilde y feliz navidad. Gracias por acompañarnos.

Un jardín lleno de Rosas, bendice la lengua.

virgen20rosas..1

Un jardín lleno de Rosas para la Virgen, bendice la lengua.

Nuestro show vigente se llama “Bendita Lengua” y hablamos (no de más) de la forma en la que esta peligrosa parte del cuerpo es un arma de doble filo.  Pero ¿cómo llenar nuestra boca de bendición?

Los católicos tenemos una oración que es por excelencia un ramillete de piropos a nuestra amada madre de los cielos. El rosario.

Aunque el rosario suele ser identificado como una forma de oración de los católicos, lo cierto es que esa pieza es usada también para las oraciones por los musulmanes, los budistas y los hinduistas, que tienen rosarios de 33, 108 y 112 cuentas, respectivamente.

Los católicos sabemos la diferencia entre rosario y cuentas.

Sin embargo, su nombre es de indiscutible origen católico: proviene del latín rosarium, que significa ‘jardín de rosas’, y se empleó inicialmente como denominación de la corona de rosas que rodea a la Virgen en algunas imágenes antiguas. Con el correr del tiempo, como los fieles también honraban a la Virgen con oraciones, se llamó rosario al conjunto de estas preces, que fueron consideradas una corona de flores espiritual.

Tal como se lo conoce hoy, el rosario está organizado de acuerdo con una inspiración atribuida a santo Domingo de Guzmán, quien vivió entre los siglos XII y XIII: consta de cinco series de oraciones, cada una de las cuales incluye un padrenuestro, diez avemarías y un gloriapatri, para finalizar con las hermosas letanías.

Cuando oramos llevamos a nuestra boca lo menor de nosotros, cuando esas oraciones salen del corazón logramos llenar de flores la vida de muchas personas, pues la oración tiene poder transformador.

BENDITA LENGUA LA QUE SABE ORAR.

Mira nuestro show aquí: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=TgqWrPTmrA0

 

El Rosario_Página_1

LA VERDADERA CORONA DE ADVIENTO

crown

La corona de adviento

En nuestra publicación anterior de Es pa ti, es pa mí, te contamos sobre el significado del adviento como tiempo litúrgico especial de preparación para la Navidad.  El símbolo más distintivo de esta temporada especial es la corona de adviento.

La corona la conocemos como uno de los adornos de la navidad, pero pasamos por alto un significado mayor y la forma correcta de elaborarla y darle uso en el marco de la fe. La Corona de Adviento aunque la moda ha permitido verla en revistas de diferentes formas, siempre debe ser redonda o circular, pues esto significa que no tiene ni principio ni fin y se refiere al interminable amor de Dios que debemos aprender para brindar al prójimo.

En la Corona de adviento colocamos 4 velas, ni más ni menos.  Estas velas simbolizan al encenderse una por semana, que Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona. La luz disipa las tinieblas mientras vamos colocando a Jesús en el centro de nuestro hogar, como lo hacemos en el centro de nuestras vidas.

Para sellar estos propósitos hemos de envolvernos en el amor de Dios que nos cubre, nos protege y nos mantiene unidos, el símbolo para esto es el listón rojo en la Corona de Adviento.

Comparte con nosotros cómo es tu Corona de Adviento, envíanos una fotografía y cuéntanos qué significa para tu familia.