Comienza a perdonar al 2017 para un mejor 2018: El método de “La casa limpia”

Cada ciclo pasa dejando tras de sí todo tipo de regalos y cicatrices. Las enseñanzas, las sonrisas, las lágrimas, los desafíos completados y sin completar, las personas que nos dejan y las que llegan para quedarse o tan solo por un momento. El trabajo nuevo o el que se acabó, la salud y las enfermedades, los errores y los aciertos… Todo constituye la experiencia de un año que podría acabar ligero el 31 de diciembre a media noche o continuar como un pesado lastre de culpas y rencores que arrastraremos sobre los sanos e inocentes años venideros.

¿A 2017 lo dejas ir en paz?

La metáfora de perdonar al año que se acaba es útil cuando se comprende que es una forma de decir que nos perdonamos a nosotros mismos, perdonamos a nuestro prójimo y que dejamos atrás, sin rencor, todas las situaciones en las que 2017 nos marcó de forma negativa. También es una manera de representar el acto de fe en el que dejamos en manos de Dios todo aquello en lo que necesitamos Él tome el control para hacer su voluntad “en la tierra como en el cielo” para el bien de nuestras almas.

Reconciliarnos con Él, con el prójimo y con nosotros mismos nos aliviana la carga y nos saca de la burbuja para poder ver los hechos de estos 12 meses como una clase magistral para nuestra vida, en la que fuimos protagonistas, pero que al acabar nos deja solo lo aprendido y la valiosa oportunidad de iniciar el fresco 2018 con más sabiduría.

El ejercicio de la Casa Limpia.

Este es buen momento para iniciar un proceso de limpieza. Una buena manera es imaginando que necesitas para el próximo año una casa impecable, espaciosa y lista para todo lo nuevo que vas a poner allí.  Comienza por preguntarte qué cosas quieres conservar de este año y dónde las pondrías.  Todo lo que sobra debe comenzar a salir, pero mientras puedes ir ordenando.

Una antigua enseñanza oriental explica que la vida es como una casa con 4 habitaciones: La primera es la de lo espiritual, la segunda es la de lo físico, la tercera corresponde a lo emocional y la última a lo intelectual. De esta manera puedes clasificar e inventariar las experiencias que quieres conservar de este año y ponerlas en el lugar correcto. Esto te permite ver que quizá alguna habitación estuvo cerrada durante mucho tiempo y es momento de quitar polvo y telarañas, ventilar y usar más en el futuro.  El equilibrio es muy importante para la felicidad.

Lee también: ¿Buscas la felicidad?

Por supuesto en el proceso encontrarás todo tipo de cosas de las que te quieres deshacer. ¡Mucho cuidado, son pegajosas! Asegúrate de soltarlas rápidamente en el bote de la basura y que no quede nada de ellas para el año nuevo. De lo contrario el ejercicio sería en vano.

Este método a modo de recuento también sirve como examen de conciencia para una buena confesión. Así que no olvides ser completamente honesto contigo mismo en cuando a lo que sientes y quieres.

Una vez que la casa que has imaginado esté limpia, quizá también sea necesario limpiar tu casa de verdad.  Así estarás completamente abierto a las nuevas experiencias y regalos con los que Dios te quiere sorprender para 2018.

¿Crees que puedes estar listo para el año nuevo?

Te recomendamos que leas Eclesiastés, 3.

One comment on “Comienza a perdonar al 2017 para un mejor 2018: El método de “La casa limpia”

  1. Pingback: TENTACIÓN: Ejercicio para controlar tu mente y vencer - Espati Espami

Agregue un comentario

Name and email are required. Your email address will not be published.