LA FUENTE DE LA SABIDURÍA. Estudio científico y pasos para obtenerla.

sabiduriaLa humanidad ha intentado, desde el principio y por todos los medios, la manera de descubrir la fuente de la sabiduría. Conocemos interpretaciones paganas del Génesis que aseguran que la fruta del árbol prohibido era el equivalente al fuego que otorga Prometeo a los hombres en la mitología.

En otras culturas se reverencia la sabiduría de los ancianos y los maestros, partiendo de la premisa de que el tiempo y la experiencia son los encargados de otorgar esta cualidad tan útil para quienes quieren hacer el bien y para los que quieren traducirla en poder para hacer el mal. Así, el dicho popular adquiere mucho sentido cuando dice: “Más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

Lee también: La Fe ¿Obstáculo para el conocimiento?

Estudios psicológicos y neurocientíficos han tratado de redefinir la sabiduría y cómo adquirirla sin pasar por la pena de recorrer una larga vida, siendo que la sabiduría puede ser muy efectiva si se obtiene en los años de juventud. Un equipo del Stein Institute de la Universidad de California, a cargo del doctor Dilip Jeste resumió los 6 componentes de lo que se puede determinar como la presencia de la sabiduría en una persona, utilizando las entrevistas con gente de la tercera edad y los textos de Bhagavad Gita, un libro que es referente en muchas culturas sobre la sabiduría a través del tiempo.

Este estudio asegura que para ser sabio se debe tener:

  1. Un conocimiento pragmático de la vida

  2. La capacidad de regular emociones

  3. Un comportamiento social que conlleve compasión, altruismo y empatía

  4. Conocimiento de las propias virtudes y debilidades

  5. La capacidad de tomar decisiones

  6. Y aceptar la incertidumbre cuando se presenta

Además, la sabiduría vista con los ojos de la fe definitivamente concuerda con estos componentes que la ciencia ha identificado. El Papa Francisco en la audiencia de abril de 2014 ha dicho que:

La sabiduría es lo que hace en nosotros el Espíritu para que veamos cada cosa con los ojos de Dios. Esta sabiduría nace de la intimidad con Dios, en la cual el Espíritu nos hace contemplativos. Esta sabiduría no es una persona que sabe todo, sino que sabe cómo actúa Dios, cuando una cosa es de Dios y cuando no es de Dios.”

Entonces, para ser sabios hay que saber pedir el don al Espíritu Santo como lo hizo el sabio Rey Salomón que solicitó “un corazón dócil que sepa distinguir el bien del mal”, sin la intensión de obtener éxito, fama o riqueza.

La sabiduría es un talento y un don accesible a cualquier edad si se reconoce que no viene de nosotros mismos, sino que se cultiva en el amor de Dios para poder ser en la vida; más prácticos y menos emotivos y apegados a lo innecesario. Más entregados al amor al prójimo y al servicio mientras ponemos a disposición nuestros carismas. Y sobretodo, si estamos dispuestos a tomar la decisión de poner en manos de Dios todas nuestras tareas y confiamos con fe cuando se asoman las incertidumbres y tribulaciones.

¿Crees que puedes encontrar la sabiduría?

Fuentes: Vatican.org. Camino Católico y Pijama Surf. Foto por: João Silas

One comment on “LA FUENTE DE LA SABIDURÍA. Estudio científico y pasos para obtenerla.

  1. Creo que se equivoca, en el sentido que Dios ha sido sabio desde la eternidad, aún antes que el mundo material (el universo) fuese creado. No se puede asociar la sabiduría a la existencia material (relaciones sociales, emociones, etc), porque esta existe antes que el mismo universo. Antes que Dios creara los seres humanos, las relaciones sociales, las emociones, etc.

    Yo asociaría la sabiduría al orden, y a la significancia; al propósito. Todo en la vida tiene un propósito. Sabio es el hombre, al encontrar ese propósito y respetarlo, al obedecerlo.

    Por eso dice la biblia: el temor de Dios es el principio de la sabiduría, pues ¿en donde se encuentra el propósito de la vida, sino en Dios su creador?. ¿Quién nos va a decir como funcionan las cosas, si no el arquitecto de la vida, el constructor de la vida?.

    En mi opinión personal, la sabiduría está íntimamente ligada al discernimiento, a esa capacidad intuitiva que nos permite conocer sin mediación del razonamiento el significado o propósito de distintos componentes de la vida.

    Por ejemplo: un hombre va por un camino, resuelto a llegar a la meta. En medio transitar, ve señales que le parecen indicar que se ha equivocado de sendero. En vez de reflexionar sobre ello, cierra su corazón a cualquier razonamiento y prefiere seguir avanzando por una corazonada. Sin darse cuenta, de paso en paso, el camino se va perdiendo más y más, y ya nada parece tener sentido. Finalmente, en medio de la nada, ha perdido toda esperanza. No había nada al final del camino y se ha perdido en un rumbo sin retorno.

    Moraleja: en la vida hay que arriesgar para ganar, pero el riesgo nunca puede ser incorregible. Pues si el hombre, se pierde completamente ¿como podrá recuperarse de su ruina?.

    cual es la enseñanza o el conocimiento que llega por discernimiento?, pues que existen caminos que son de ida, y no de venida. Hay decisiones, que una vez tomadas no podemos emendar, que quedan escritas para siempre. Por eso es preferible pensar mil veces, a actuar premeditadamente.

    Es preferible padecer por pensador, y cauteloso, que por intransingente y necio. Ahora, también hay aquellos que piensan mucho, y no actúan; abusan de ser muy pensadores, y usan esto como excusa para no decidir. Ninguno de los dos extremos es correcto: Hay que moverse y decidir… sí, pero no se debe hacer algo de lo cual, luego arrepintiéndonos, lloremos por no poder cambiar.

    Dios les bendiga… saludos desde Venezuela

Agregue un comentario

Name and email are required. Your email address will not be published.