Navidad, fiesta de muchas culturas.

Christmas-Tree-Fireplace-1024-127315

Los múltiples elementos de la fiesta navideña que hoy en día tenemos, son el producto de una milenaria mezcla de antiguas tradiciones griegas, romanas y celtas, con influencias de pueblos germánicos y orientales que fueron sabiamente aprovechados por la Iglesia para universalizar la fiesta del nacimiento de Jesús.

La palabra Navidad, proviene del latín nativitas, nativitatis ‘nacimiento’, ‘generación’. La celebración del nacimiento del hijo de Dios se celebró por primera vez el 25 de diciembre de 336 en Roma, pero hasta el siglo V, la Iglesia de Oriente siguió conmemorando el nacimiento y el bautismo del niño Dios de los cristianos el 6 de enero, luego ambas celebraciones se separaron, quedando como hoy el 6 de enero como la llegada a Belén de los Reyes Magos.
No hay certeza de la razón por la cual se eligió el 25 de diciembre para celebrar la fiesta, algunos  consideran que los cristianos de aquella época quisieran reemplazar con la Navidad la fiesta pagana conocida como natalis solis invicti (fiesta del nacimiento del sol invicto) del solsticio de invierno en el hemisferio norte.

Las tradiciones de varias culturas, sobre todo en los rituales agrícolas al inicio del invierno tuvieron mucha influencia en cuanto a decoración, costumbres de ofrecer regalos y cocina para estas épocas.

La Navidad acogió elementos de la tradición latina de la Saturnalia, una fiesta de regocijo e intercambio de regalos, que los romanos celebraban el 17 de diciembre en homenaje a Saturno. Y no hay que olvidar que el 25 de diciembre era también la fiesta del dios persa de la luz, Mitra, respetado por Diocleciano, y que había inspirado a griegos y romanos a adorar a Febo y a Apolo.

En el Año Nuevo, los romanos decoraban sus casas con luces y hojas de vegetales, y daban regalos a los niños y a los pobres en un clima que hoy llamaríamos “navideño”. A pesar de que el año romano comenzaba en marzo, estas costumbres también fueron incorporadas a la festividad cristiana.

Por otra parte, con la llegada de los invasores germánicos a la Galia, a Inglaterra y a Europa Central, ritos de esos pueblos se mezclaron con las costumbres celtas y fueron adoptados en parte por los cristianos, con lo que la Navidad se tornó desde muy temprano una fiesta de comida y bebida abundante, con fuegos, luces y árboles decorados.

 

Fuente: La Palabra del Día ORG.

Agregue un comentario

Name and email are required. Your email address will not be published.