ENTRENATE PARA VER LO BUENO… Estudio científico para no calentar bancas en la Iglesia.

Los bomberos son famosos por su heroísmo al correr hacia el lugar de donde todos quieren escapar. Esa valentía es un buen ejemplo sobre aquellos que continúan perseverando en la fe, yendo a la Iglesia y rezando cuando todos te gritan que corras, que huyas de allí. Por supuesto en este caso lo que arde es el mundo y muchos de los que te impulsan solo quieren compartir  el calor que sienten.

Entonces es normal que te sientas ambivalente sobre si quedarte en la Iglesia o simplemente tirarte al fuego, no para apagarlo, sino para avivarlo. Si sumas a eso, que has tenido momentos desagradables con otros feligreses o sacerdotes, incluso encontronazos fuertes en determinadas ocasiones, es posible que la tentación de largarte y dejar todo tirado sea más intensa.  En muchos casos estas emociones suelen ser muy agudas y comparables con otras emociones como la ira o la euforia. Sequir leyendo…