Estudio científico: Ayuno podría curar hasta cáncer

Los viernes de cuaresma los católicos son llamados a guardar ayuno como signo de penitencia. El sentido del ayuno es el de tomar control de nuestros impulsos y deseos. Con este sacrificio damos espacio a una relación más espiritual con nuestro cuerpo y aplacamos los instintos que nos distraen, abriendo espacio para la conversión, que es el objetivo de este tiempo litúrgico.

En múltiples artículos de espatiespami.com hemos abordado los beneficios que la espiritualidad trae a la salud física y palpable de las personas a través de la oración. Ahora un estudio de University of Southern en California Sequir leyendo…

El mundo necesita más Cuaresma, necesita austeridad.

El Santo Padre en su encíclica Laudato Si, habla de cómo nuestra generación a usado y abusado de la creación poniendo en peligro la Casa Común.  Este despilfarro de los recursos naturales es una muestra de todo lo que hemos de agotar para satisfacer la cultura del “tener” en la que estamos sumergidos, ahogándonos posiblemente.

Consumimos la naturaleza, pero también a nosotros mismos con la explotación de nosotros mismos siendo esclavizados por el trabajo que tiene como único objetivo ganar dinero para comprar objetos que no nos dan libertad. Sequir leyendo…

CUARESMA: ¿Es sentarse a esperar Semana Santa?

La Cuaresma es tiempo de conversión y reflexión, estos conceptos permiten que muchos católicos confundan este tiempo litúrgico con 40 días aburridos de espera y tedio mientras solamente filosofamos sobre lo que hemos hecho mal.

El Papa Francisco el año pasado recomendó que aprovecháramos la Cuaresma como un tiempo activo para que no sea un momento vacío y nos aconsejó poner en práctica las obras de misericordia espirituales y corporales para poner en acción el alma y el cuerpo en beneficio propio y del prójimo. Así que hoy vamos a aprovechar para repasarlas:

Las primeras son las obras espirituales:

Aconseja

Enseña

Corrige

Consuela

Perdona

Rezar por las almas

Soportar con paciencia al hermano

Luego están las obras corporales:

Dar de comer al hambriento

Dar de beber al que tiene sed

Vestir al desnudo

Acoger al forastero

Acompañar a los enfermos

Visitar a los presos

Enterrar a los muertos

Su Santidad ha dicho: «La misericordia de Dios transforma el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel y lo hace a su vez capaz de misericordia. Es siempre un milagro el que la misericordia divina se irradie en la vida de cada uno de nosotros, impulsándonos a amar al prójimo»

Por eso no pierdas este valioso tiempo esperando el menú de Semana Santa. Activa la misión de llevar a este Cristo que es Para Todos.