VENDEDORES Y NEGOCIANTES. No te dejes engañar.

Cuando un buen vendedor toca a la puerta de tu casa, un comerciante hábil, con don de palabra y motivado, es muy probable que se vaya de allí con una sonrisa, un apretón de manos y algo de tu dinero. Esto quiere decir que el vendedor es alguien que te puede convencer, aún y cuando no estés dispuesto a ceder.

El arte de la negociación, en cambio, es el arte de Sequir leyendo…