CUARESMA: ¿Es sentarse a esperar Semana Santa?

La Cuaresma es tiempo de conversión y reflexión, estos conceptos permiten que muchos católicos confundan este tiempo litúrgico con 40 días aburridos de espera y tedio mientras solamente filosofamos sobre lo que hemos hecho mal.

El Papa Francisco el año pasado recomendó que aprovecháramos la Cuaresma como un tiempo activo para que no sea un momento vacío y nos aconsejó poner en práctica las obras de misericordia espirituales y corporales para poner en acción el alma y el cuerpo en beneficio propio y del prójimo. Así que hoy vamos a aprovechar para repasarlas:

Las primeras son las obras espirituales:

Aconseja

Enseña

Corrige

Consuela

Perdona

Rezar por las almas

Soportar con paciencia al hermano

Luego están las obras corporales:

Dar de comer al hambriento

Dar de beber al que tiene sed

Vestir al desnudo

Acoger al forastero

Acompañar a los enfermos

Visitar a los presos

Enterrar a los muertos

Su Santidad ha dicho: «La misericordia de Dios transforma el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel y lo hace a su vez capaz de misericordia. Es siempre un milagro el que la misericordia divina se irradie en la vida de cada uno de nosotros, impulsándonos a amar al prójimo»

Por eso no pierdas este valioso tiempo esperando el menú de Semana Santa. Activa la misión de llevar a este Cristo que es Para Todos.

FE Y CONSTANCIA EN TIEMPOS DE CAMBIO

“Nada es para siempre” dice la conocida máxima popular que se refiere a nuestra humanidad cambiante y mortal que toca todo lo que de nosotros depende.

Las ideas, los sentimientos, las situaciones, los trabajos, los gobiernos y hasta la vida misma suele cambiar, a veces de un día para otro sorpresivamente y otras veces en procesos medianos o largos que nos dan la oportunidad de prepararnos.  Mucho de lo que conocemos, con el pasar de los años, rara vez permanece igual.

Así que es natural que no nos sintamos tan cómodos con los cambios. El temor a lo nuevo o lo desconocido es un instinto básico de las personas y suelen estar acompañados de experiencias negativas que nos enseñaron sobre desconfianza o dolor. Sequir leyendo…