ATRACTIVO ESPIRITUAL: Oro que si brilla.

Constantemente hablamos de los atributos físicos o las pertenencias de otras personas, sobre todo de quienes son famosos o infames.  Esto quiere decir que nos llama poderosamente la atención lo que otros tienen o han conseguido, incluso lo que la naturaleza les ha dado y que no necesariamente nos pone en una situación de envidia o desventaja.

Un cuerpo hermoso, una personalidad magnética, una casa espectacular o un trabajo formidable son realmente atrayentes y sinceramente son cosas que todos quisiéramos tener o lograr.  Los más sanos intentarán ver esto en las manos de otras personas como una motivación para cambiar de forma positiva e intentarán triunfar, mientras que los más negativos despertarán la ambición y la envidia y quizá lo único que logren sea amargura y frustración.

Cómo nos vemos y lo que tenemos son aspectos superficiales, eso todos lo sabemos. Sin embargo los medios de comunicación y la moda se han encargado de darle relevancia, de manera que cuando hablamos de atractivo nos limitamos únicamente a estos aspectos. Sequir leyendo…

Malas bromas virales. ¿A ver si te ríes? Vídeo.

En los días recientes se ha vuelto viral una broma que le salió muy mal a un reconocido Youtuber Español, el chico que pensó que insultar solapadamente a una persona mientras trabajaba era un contenido divertido, se arrepintió casi de inmediato cuando la víctima le conectó una bofetada que le mandó al hospital y que según los expertos creó una disputa que terminará en tribunales de justicia con demandas cruzadas. ¡Vaya chiste! A ver si ahora causa tanta risa que ambas partes tengan que gastar dinero, tiempo y energía frente a un juez.

Este caso no es aislado; hace varios años una broma para un programa de televisión terminó en el asesinato de un actor  que estaba dentro de un buzón en Londres y en otra terrible experiencia una mujer norteamericana perdió la vida atropellada mientras salía de su casa corriendo, pues huía de un familiar disfrazado de asaltante, por mencionar solo un par. Sequir leyendo…