ATRACTIVO ESPIRITUAL: Oro que si brilla.

Constantemente hablamos de los atributos físicos o las pertenencias de otras personas, sobre todo de quienes son famosos o infames.  Esto quiere decir que nos llama poderosamente la atención lo que otros tienen o han conseguido, incluso lo que la naturaleza les ha dado y que no necesariamente nos pone en una situación de envidia o desventaja.

Un cuerpo hermoso, una personalidad magnética, una casa espectacular o un trabajo formidable son realmente atrayentes y sinceramente son cosas que todos quisiéramos tener o lograr.  Los más sanos intentarán ver esto en las manos de otras personas como una motivación para cambiar de forma positiva e intentarán triunfar, mientras que los más negativos despertarán la ambición y la envidia y quizá lo único que logren sea amargura y frustración.

Cómo nos vemos y lo que tenemos son aspectos superficiales, eso todos lo sabemos. Sin embargo los medios de comunicación y la moda se han encargado de darle relevancia, de manera que cuando hablamos de atractivo nos limitamos únicamente a estos aspectos. Sequir leyendo…

¿Intercambiar ideas? No… ¡ESTO ES GUERRA!

Participar en foros, comunidades y grupos en redes sociales puede ser una batalla que enfrenta nuestra verdad con la verdad de los demás. Por eso planteamos 3 preguntas básicas para intercambiar ideas y comunicarnos con honestidad.

 “El hombre moderno se rodea de infinitas posibilidades de comunicación y, paradójicamente, es lo que siempre le falta”

Marcel Marceu, actor francés.

Estamos en una época que desborda información; muchos sitios, muchos vídeos, noticias reales que parecen ficción y comentarios con ideas muy personales que parecen noticias.  Hoy es cada vez más difícil saber de primera mano si lo que leemos, vemos y escuchamos es cierto, si se ha publicado por personas serias que buscan la verdad, si lo expresado es una interpretación individual o peor aún, si son falsedades mal intencionadas. Sequir leyendo…

LAS METAS DE AÑO NUEVO 2017. (¿Lea el chisme incluido?)

A pocos días de iniciar este nuevo año algunas personas ya se rindieron, ese parece ser el caso de una mujer que se sentó junto a mí en el consultorio del médico que visité hoy. Sin querer, mejor dicho a la fuerza, escuché la conversación que ella tenía por teléfono y es así como llego a esta conclusión.

Los propósitos de año nuevo suelen ser una colección de pendientes como bajar de peso, visitar más a algún pariente que tenemos en abandono o concluir estudios o tareas en casa.  La señora de la que hablo al parecer tenía por propósito algo más íntimo, casi de reingeniería personal, ella quería cambiar una actitud que la “desgasta” según sus propias palabras. Su propósito: no hablar más de su expareja, ni bien ni mal, simplemente nada y se lo dijo con tanta seguridad a su interlocutor que lo escuché yo y todos a dos cuadras de distancia. Sequir leyendo…

Poderoso: lo que decimos cuando callamos.

photo-1441786485319-5e0f0c092803

 

 

 

Sabemos que las palabras tienen poder, nos comprometen, nos sugestionan y hasta nos encaminan a una realidad vinculada a lo que decimos, pero ¿y lo qué no decimos?. La música está compuesta de sonidos y silencios, cada nota y cada pausa marcan el ritmo y la melodía. Lo mismo ocurre con lo que hablamos, con nuestra forma de interpretar y compartir ideas. Lo que dices y callas puede, como cualquier canción, ser una hermosa sinfonía o un ruido desastroso e intolerable para la vida.

Sequir leyendo…