SER ÍNTEGRO. 3 Atributos bíblicos.

Recuerdas los antiguos anuncios de radio y televisión donde un vendedor de autos usados o un abogado se presentaba algo así como “El Honesto Jimmy”. Qué tal esos políticos que en sus eslogan de campaña incluyen palabras como “justicia” e “integridad”.  En cierta manera es gracioso y parece sospechoso que alguien deba destacar esos atributos tan esenciales para hacer buenos negocios, adquirir la confianza del electorado para poder servirles o representar a una persona frente a la justicia. Pensaríamos que cualquiera que no se dedique a robar, no debería preocuparse por tales aclaraciones.

Tristemente en la era del relativismo y la posverdad en que vivimos, la interpretación tan personal que cada individuo le da a los conceptos de “bien” y “mal” son tan variados, que estamos obligados a preguntar si alguien se refiere a integridad de la manera en que unos u otros la entienden. Sequir leyendo…

Eutanasia, Aborto, Pedofilia, Destrucción de la Familia… ¿TODO LEGAL? LAS VENTANAS DE OVERTON.

photo-1419848449479-6c8a7d8d62c2Sabemos que el respeto es el principio de la paz. Cuando se han irrespetado los límites, ya sean fronteras entre países, abusos sobre los pueblos o sobre las personas particulares, la historia nos enseña que se desencadenan conflictos de proporciones inimaginables. Pero ¿cómo es posible que estos abusos sobre las ideas, la cultura y las costumbres se den cuando deberían ser al menos ilegales y no lo son?

En nuestros días, muchas cosas han cambiado y no para bien. Algunos llaman evolución y progreso a las imposiciones de ciertos grupos que por su bien particular y minoritario tuercen la ley para que la mayoría no solo acepte sus prácticas, sino que las ampare con la ley en nombre de la democracia. Impensable… ¿verdad? Sequir leyendo…

¿Cuánto pesa una sola palabra?

descarga

Una tarde durante el invierno de 1999, la familia Johnson estaba reunida con todos sus miembros por primera vez en mucho tiempo. Joel, el hermano menor había dejado sus proyectos de actuación en Nueva York y Martha, la mayor, había conducido desde Miami con sus dos niñas para estar allí.

Samuel Johnson se había mudado a finales de los años 60 a Georgia por razones de trabajo y allí había conocido a Lois, una joven cocinera quien se convertiría en sus esposa y la madre de sus dos hijos. Aquella tarde aunque todos estaban en la misma casa, solo Lois no estaba sentada en la sala comiendo y charlando mientras esperaban alguna noticia. Ella estaba en su habitación recibiendo los resultados que traía el señor López, amigo, vecino y médico de la familia desde hacía 2 décadas.

Sequir leyendo…