SECOS Y RUIDOSOS COMO CARRETAS VIEJAS. Historia corta.

Jimmy tenía miedo de su compañero de escuela, el típico abusador, que aunque nunca le había agredido físicamente le mantenía completamente apabullado con gritos y ademanes agresivos. Es más, todos en la escuela eran víctimas de ese escandaloso proceder, pero nadie se atrevía a decir nada. Un día luego de la escuela, con la cabeza llena de los gritos intimidantes de su compañero, Jimmy llegó a casa y no había nadie, para no sentirse tan solo encendió la radio y en la emisora que su mamá tenía programada escuchó el siguiente fragmento de una historia: Sequir leyendo…