TENTACIÓN: Ejercicio para controlar tu mente y vencer

De Dios viene nuestra fortaleza frente a cada tentación y de Él viene el perdón si es que caemos en el pecado.  Pero un dicho popular que reza “A Dios rogando y con el mazo dando” nos ayuda a entender que gran parte de la tarea para mantenernos libres de los impulsos destructivos y de las situaciones que los provocan es nuestra responsabilidad.

Como cristianos, constantemente escuchamos a pastores, predicadores y a compañeros de grupos decir que debemos estar vigilantes de aquellas cosas que suponen para nosotros un peligro por nuestra debilidad. Ellos se refieren, con razón, a aquel versículo del capítulo 6 del evangelio de San Mateo donde la palabra nos alerta: “Estén despiertos y recen para que no caigan en la tentación. El espíritu es animoso, pero la carne es débil.»

Ciertamente tentación y pecado no son lo mismo. La tentación es aquello que si no controlamos nos hace caer en el pecado. Pero… ¿cómo podemos evitar la tentación desde un principio?

Lo primero que debemos hacer es aceptar que esto es una batalla diaria para el creyente y que necesitamos no solo estar preparados, sino que también necesitamos reconocer bien al enemigo, que en este caso somos nosotros mismos y nuestras debilidades. Así que para evitar caer en tentación debemos hacer un esfuerzo para conocernos más profundamente.  En el famoso libro oriental “El arte de la guerra” el autor Tzun Tzu dijo la frase: “El supremo arte de la guerra es vencer al enemigo sin tener que luchar”. Esto supone una elaborada estrategia que contempla no tener que llegar a la tentación y mucho menos al pecado. La clave está en lo que pensamos.

Lee también: El método de “La casa limpia”

“Jesús declaraba: «Lo que hace impura a la persona es lo que ha salido de su propio corazón. Los pensamientos malos salen de dentro: de ahí proceden la inmoralidad sexual, robos, asesinatos, infidelidad matrimonial, codicia, maldad, vida viciosa, envidia, injuria, orgullo y falta de sentido moral. Todas estas maldades salen de dentro y hacen impura a la persona.” Evangelio según San Marcos, capítulo 7.

Por eso el control de lo que pensamos es tan importante. Muchos pensamientos del diario vivir son impulsos de los que no tenemos control, pues estamos distraídos con el trabajo, las tareas y las preocupaciones.  Estar conscientes de las ideas y palabras que estamos produciendo en nuestra cabeza nos permite no pensar en automático cosas que podrían llevarnos a la tentación y como resultado de un descuido mayor al pecado.

Así que te presentamos este breve pero valioso ejercicio para controlar mejor tus pensamientos y alejarte de los peligrosos impulsos.

EJERCICIO BREVE PARA CONTROLAR TUS PENSAMIENTOS.

Es posible que ya hayas reconocido un pensamiento recurrente que te incomoda y que te lleva a la tentación, puede estar relacionado con algún vicio como el licor, las drogas o la pornografía o quizá se refieran más a una respuesta inmediata a alguna situación con el prójimo como la envidia o el enojo. Sigue con toda honestidad los pasos a continuación:

  1. Cierra los ojos, respira profundo y trata de reconocer completamente ese pensamiento que no te agrada. Intenta determinar qué lo provoca, la frecuencia con la que lo piensas y qué pasa casi siempre luego de que lo piensas. (2 Corintios: 13, 5)
  2. Acepta que no has tenido control de ese pensamiento y que si hubieras estado más atento a la situación que lo originó pudiste haberlo evitado. Pregúntate qué puedes hacer para no volver a llegar a la situación de origen de esa idea y esfuérzate por comprometerte para no volver a ponerte en esa situación. (Colosenses 3:5)
  3. Pon ese pensamiento delante de Jesús y pídele iluminación al Espíritu Santo para tener la fortaleza de luchar contra los pensamientos que te llevan a la tentación, para que con su ayuda poder luchar contra las tentaciones que te llevan al pecado y para evitar a toda costa el pecado que te aleja del Padre. (Salmo 139)

Comparte este ejercicio con alguién que podría estar luchando contra alguna tentación y recuerda orar por esa persona.

Agregue un comentario

Name and email are required. Your email address will not be published.