Tus jóvenes con objetivos: 3 consejos desde la fe

Ayuda a tus hijos adolescentes a encontrar un camino.

En nuestra experiencia dentro de la Iglesia compartiendo con muchísimos jóvenes durante su adolescencia, hemos podido detectar que entre sus muchas preocupaciones sobre la vida destacan la incertidumbre sobre qué será de ellos en el futuro y su inquietud por sentirse acompañados y aceptados.

Ya varios estudios científicos han corroborado estas impresiones, confirmando que esta etapa tan decisiva en el desarrollo está marcada por presiones que vienen del entorno y de la propia expectativa de los muchachos.  Padres, profesores, amigos, programas de tv y publicidad empujan con fuerza a sus mentes ideas y objetivos con estándares muy altos que en muchos casos no les dejan dormir tranquilos. Y como si fuera poco, muchos de los que ejercen esta presión ni siquiera son buena compañía.

Aquí es donde los padres de familia deben hacer un profundo compromiso para dejar de lado las acostumbradas ocupaciones y apostar por la compañía, la guía y la ayuda, pues para los jóvenes trazar una línea recta hacia objetivos muy específicos en sus vidas no es una tarea fácil y es peor si se sienten solos. Hoy el menú de opciones sobre el futuro es demasiado amplio y aunque el hambre por vivir es mucha, puede que les sobrepase con facilidad la cantidad de experiencias, estudios y decisiones que deben afrontar con tan poco y en tan poco tiempo.

Por eso compartimos 3 consejos desde la fe para que puedas ayudarles a encontrar objetivos más claros y bajar el nivel de incertidumbre y soledad que tanto les preocupa.

  1. Usa más las lecciones del amor, que las lecciones informativas.

Sabemos que hay demasiada información en la red, que esta información está disponible 24/7 y que son muy pocos datos los que les podemos enseñar que no puedan ser consultados en Wikipedia. Por fortuna esto no hace a los padres para nada inútiles, pues la tecnología es más bien contraproducente en términos de afecto y experiencia. Aquí es donde las lecciones realmente importantes para aprender pueden separarse de los meros datos. Una visión del mundo desde el amor será más provechosa en todos los aspectos de su vida.

En Efesios 6: 4 encontramos: “Y ustedes, padres, no sean pesados con sus hijos, sino más bien edúquenlos usando las correcciones y advertencias que pueda inspirar el Señor.”

  1. La verdadera disciplina viene de tu testimonio, no de la fuerza.

Recogemos lo que sembramos (Gálatas 6:7) y esto es un buen parámetro para entender que somos parte de los logros y fracasos de nuestros hijos, pero no quiere decir que podemos forzarlos a ellos a que hagan cosas que nosotros no hicimos para compartir los éxitos. El testimonio se basa en el franco y evidente ejemplo práctico que les damos desde nuestra filosofía y forma de vida.

En Romanos 2:21 la palabra nos dice: “Pues bien, tú que enseñas a los demás, ¿por qué no te instruyes a ti mismo? Dices que no hay que robar, ¡y tú robas! Dices que no se debe engañar a la propia esposa, ¡y tú lo haces! Afirmas que aborreces a los ídolos, pero ¡robas en sus templos! Te sientes orgulloso de la Ley, pero pasas por encima de ella, de tal manera que deshonras a tu Dios.

  1. No olvides la comunicación sincera y la felicidad.

Todos tenemos problemas y es cierto que no debemos recargar nuestras preocupaciones a la ya complicada vida de los adolescentes, pero exponer las situaciones que se viven en la familia de manera sincera puede ayudar a mejorar el entendimiento y la empatía. Por otro lado la dinámica de transparencia constante crea el valioso hábito de la confianza para hablar de cualquier tema sin restricciones. Esa comunicación y una actitud alegre y positiva frente a todas las situaciones crean un espacio estable y seguro para ver con mayor claridad la vida.

El Salmo 37 nos lo confirma: “Pon tu alegría en el Señor, él te dará lo que ansió tu corazón. Encomienda al Señor tus empresas, confía en él que lo hará bien”.

BONUS: NO OLVIDES ORAR CONSTANTEMENTE POR LOS JÓVENES DE TU CASA Y SUS AMIGOS.

Photo by Samuel Zeller

Agregue un comentario

Name and email are required. Your email address will not be published.