El bien y el mal… ¿Dejaron de existir?

Como padre de familia y tío me llama la atención ver que en los últimos años los programas de televisión infantiles dejaron de tener villanos. Sí, la ejemplificación de la lucha del bien contra el mal parece ser inadecuada. Pedro ya no es Malo, Blutos es más como un vecino incómodo y todos en la escuela son amigos como por arte de magia. Como comunicador entiendo las consideraciones pedagógicas para no alterar en negativo los espacios de esparcimiento y aprendizaje de los más pequeños, pero también reconozco que esta postura termina por dar una visión poco realista del mundo y sus eventuales e ineludibles complicaciones. ¿Será que el bien y el mal dejaron de existir?

Pues para algunos así es, el bien y el mal dejaron de existir o nunca existieron como realidades tangibles y ahora se ven como “conceptos” que se pueden amoldar a diferentes interpretaciones personales. Sequir leyendo…

FÚTBOL: SALUD PARA CUERPO Y ALMA

El mundo tiene los ojos puestos en la copa de fútbol, un evento donde deportistas alcanzan su máximo nivel para poder competir con los mejores en esta disciplina. ¿Es el deporte un asunto también de fe?

Los cristianos a menudo olvidamos que el cuerpo debe estar en excelente condición física para que el espíritu también lo pueda estar. Es responsabilidad del buen cristiano velar por su salud corporal y ser también, en esta área de la existencia, un buen ejemplo de sanidad. Sequir leyendo…

JESÚS, LA LIBERTAD Y LA POLÍTICA DE HOY

En los 2000 años que tiene el cristianismo, muchos oportunistas han intentado ganar adeptos poniéndole banderas a Jesús mientras tergiversan sus palabras y sus intenciones.  Es cierto que en la necesidad de acercarnos a Él solemos preguntarnos cómo sería si estuviera caminando hoy con nosotros como lo hizo en los tiempos bíblicos.

Preguntas como ¿qué ropa usaría? ¿qué escribiría en el Facebook? ¿cuál teléfono preferiría? y muchas más, capturan la imaginación de cualquiera.  Pero algunos irreverentes han cruzado la línea del respeto, ignorando Sequir leyendo…