¿Busca un buen trabajador o jefe? Busque a un buen creyente

photo-1466699441713-4cb2ef1125f1Algunos patrones y empleados se quejan de que construir relaciones sanas en un ambiente laboral es cada vez más difícil. También aseguran que es complicado confiar en las personas, en su honestidad y en sus intenciones de propiciar y mantener beneficios para las empresas, que sobre todo pongan a los equipos de trabajo por encima de las conveniencias y egoísmos personales que destruyen y retrasan procesos que les favorecen a todos por igual.  En resumen; que sepan que si todos ganan… todos estarán bien.

¿Qué buscamos entonces en un buen compañero de trabajo? A parte de conocimiento y experiencia para realizar una labor específica, para las buenas empresas suelen ser más importantes atributos personales como la fidelidad, el respeto por las jerarquías laborales, la vocación de servir con excelencia y la sinceridad, entre otras.

Entonces, un BUEN CREYENTE es el mejor empleado, compañero o patrono que puedes tener o ser.

Para los creyentes el trabajo debe ser muy importante y debe estar en perfecto equilibrio con su vida personal.  El BUEN CREYENTE cree que su empleo es un regalo de Dios para el progreso de su familia y su comunidad. Tiene en consideración que el dinero que recibe no es todo el pago que obtendrá por una buena labor diaria.

El BUEN CREYENTE sabe ser fiel y obediente, es confiable: En Colosenses 3:22 descubrimos que el cristiano reconoce las instrucciones de sus jefes y las lleva a cabo con amor aún y cuando ellos no le estén viendo, porque respeta la autoridad, pero más importante aún, sabe que hay un Dios que le mira y hace el trabajo, cualquiera que sea, como si fuera para el mismo Creador.

El BUEN CREYENTE ama a sus patrones y a sus empleados: En I Timoteo 6:2 vemos a los trabajadores y sus jefes haciendo comunidad a través del empleo, entendiendo que cada uno ha sido promovido por Dios en la labor que le corresponde. También en Tito 2:10 se confirma que el respeto es un testimonio poderoso que agrada a Dios.

El Cristiano en su trabajo y en los negocio es (o debe ser) justo como es en su Iglesia, no hay frases como “¡negocios aparte!” que valga.  El testimonio de un BUEN CREYENTE debe ser útil en todo momento para sus compañeros y las familias de los mismos y cuida cada puesto sin abusar ni de la jerarquía ni de la confianza, y su testimonio se compenetra con el de sus compañeros para beneficio de su propia salvación. Entiende de una vez por todas que la vida y todo en ella, es permitido por un Dios que le ama.

Mira nuestro show relacionado: https://www.youtube.com/watch?v=TCJhdsc_mzQ

One comment on “¿Busca un buen trabajador o jefe? Busque a un buen creyente

  1. Gracias por esta reflexion, Esteban. Muy cierto. No siempre es facil pero intentar ser buen creyente en el trabajo ayuda bastante a encontrar alegría, confianza, y paz en situaciones que nos pueden resultar dificiles.

    Cristo Para Todos!

Agregue un comentario

Name and email are required. Your email address will not be published.