CINE: La Navidad de Ángela, recomendación y oportunidad

El cortometraje titulado La navidad de Ángela, de estreno en la plataforma Netflix durante este mes de diciembre es una grata sorpresa, no solo por la ternura de la historia y la oportunidad que nos da para pensar en el verdadero significado de la navidad, sino porque además es una buena película animada que le encanta a los pequeños y entretiene a los grandes.

La historia de una niña, su madre y sus hermanitos se desarrolla en torno a la misa de navidad del frío Irlanda de antaño, centrándose en la buena intención de la pequeña Ángela que al encontrarse con la interpretación inocente de la humanidad del niño Jesús, toma los riegos necesarios para brindar amor y compasión, aunque tenga que enfrentar las consecuencias.

Esta valiosa ocasión de encuentro familiar alrededor de la pantalla de tv, tan poco recomendable estos días, nos brinda la posibilidad de pensar y conversar sobre esa característica que nos abre, según palabras del mismo Jesús, las puertas del reino de los cielos; ser como niños.

La humildad de los pequeños, su compasión, pero sobre todo su inocencia frente a su prójimo les exime de la malicia de la envidia y la competencia, permitiéndoles hacer el bien que sienten en su corazón sin ningún frío cálculo, sin ningún provecho egoísta, para servir entregándolo todo.

Nuestra pequeña amiga en la película descubre la necesidad del que tiene en frente, necesidad que está a la vista de todos, pero que nadie considera. Ella asume el reto de arriesgarse por amor atendiendo el llamado de su conciencia, de lo poco que sabe de las reglas del mundo, justo en medio de una navidad en donde quizá necesita más de lo que puede dar.

“Navidad es tiempo de dar” suele ser el slogan de muchas compañías en sus anuncios, que a lo mejor para ahorrar dinero prefirieron sacar las 3 últimas letras que hacen falta: N,O y S.  Si las pusieran, es muy posible que entendiéramos mejor la época, justo como lo hace la niña de la película que sabe que navidad es tiempo para DARNOS.

Verdaderamente les digo: A menos que ustedes se vuelvan y lleguen a ser como niñitos, de ninguna manera entrarán en el reino de los cielos. Por eso, cualquiera que se humille como este niñito, es el mayor en el reino de los cielos”. (Mateo 18:3, 4).

Imagen: tomada de la plataforma Netflix

Agregue un comentario

Name and email are required. Your email address will not be published.