Hace más de medio siglo, la Iglesia Católica en los Estados Unidos ha celebrado la Semana Nacional de Migración, que es una oportunidad para la comunidad eclesial reflexionar sobre las circunstancias que afrontan a los migrantes, incluyendo a inmigrantes, refugiados, niños y víctimas y sobrevivientes del tráfico humano.El tema para la Semana Nacional de Migración 2020, “Promover una Iglesia y un mundo para todos” se enfoca en el hecho de que cada una de nuestras familias tiene una historia de migración, algunas recientes y otras en un pasado distante. Sin importar de donde seamos y donde nos encontramos, seguimos como parte de la familia humana y estamos llamados a vivir en solidaridad unos con los otros.

En su mensaje para el Día Mundial del Migrante y Refugiado del 2019, el Santo Padre reitera el mandato del Evangelio de asegurar “que no menosprecien a uno de estos pequeños. Porque les digo que en el cielo los ángeles de ellos contemplan siempre el rostro de mi Padre celestial” (Mateo 18:10).

No se trata solamente de migrantes; es una cuestión de asegurarnos que nadie esté excluido. Una globalización de indiferencia ha llevado a muchos de nosotros a ignorar los llantos de los pobres, dar la espalda a los marginalizados y hacernos indiferentes a las personas que luchan con las circunstancias fuertes de sus vidas. Estamos llamados a ayudar a crear las condiciones que las llevarán hacia una mejor vida para todos en el planeta.

Dar la bienvenida al nuevo y promover una Iglesia para todos va en contra de lo que el papa Francisco nombra “una globalización de la indiferencia”. Estamos llamados a ser una Iglesia activa en apoyo de todos los hijos de Dios, porque “La Iglesia que sale… puede avanzar, fuertemente tomando la iniciativa, salir al encuentro con los demás, buscar a aquellos alejados, ubicarse en los cruce caminos y dar la bienvenida a los rechazados” (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, 24).

Para más información, por favor refiérase al enlace “National Migration Week, January 5-11” en el sitio web de la Conferencia de Obispos Católicos: www.usccb.org.