Estudio científico: Ayuno podría curar hasta cáncer

Los viernes de cuaresma los católicos son llamados a guardar ayuno como signo de penitencia. El sentido del ayuno es el de tomar control de nuestros impulsos y deseos. Con este sacrificio damos espacio a una relación más espiritual con nuestro cuerpo y aplacamos los instintos que nos distraen, abriendo espacio para la conversión, que es el objetivo de este tiempo litúrgico.

En múltiples artículos de espatiespami.com hemos abordado los beneficios que la espiritualidad trae a la salud física y palpable de las personas a través de la oración. Ahora un estudio de University of Southern en California Sequir leyendo…

AYUNO Y ABSTINENCIA: UN ASUNTO PERSONAL

Close-up portrait of beautiful brunette with green eye shadow ma

En el tiempo de cuaresma uno de los signos más importantes para el crecimiento espiritual que propone la Iglesia es el del ayuno y la abstinencia como parte de la obligación de los días penitenciales (Canon 1249) .

El sentido del ayuno y las abstinencias es el de tomar control de nuestros impulsos y deseos, descubrir el equilibrio en la integralidad de la vida.  No todo es placer.  Cuando logramos desprendernos del consumismo y la banalidad de los placeres carnales damos espacio a una relación más espiritual con nuestro cuerpo y aplacamos los instintos que nos diluyen con el entorno, abriendo espacio para la conversión.  La conversión es lo que busca este tiempo litúrgico de la cuaresma.

Evitar comer carne los viernes, o sacrificar algunos mangares o placeres regulares, se convierte en poca cosa cuando lo que ofrecemos como sacrificio, lo comparamos al enorme e inigualable sacrificio que hizo Jesús por nosotros en la cruz. Sequir leyendo…