FE Y CONSTANCIA EN TIEMPOS DE CAMBIO

“Nada es para siempre” dice la conocida máxima popular que se refiere a nuestra humanidad cambiante y mortal que toca todo lo que de nosotros depende.

Las ideas, los sentimientos, las situaciones, los trabajos, los gobiernos y hasta la vida misma suele cambiar, a veces de un día para otro sorpresivamente y otras veces en procesos medianos o largos que nos dan la oportunidad de prepararnos.  Mucho de lo que conocemos, con el pasar de los años, rara vez permanece igual.

Así que es natural que no nos sintamos tan cómodos con los cambios. El temor a lo nuevo o lo desconocido es un instinto básico de las personas y suelen estar acompañados de experiencias negativas que nos enseñaron sobre desconfianza o dolor. Sequir leyendo…