El rostro de Jesús en la Navidad 2016

Difícil es para el cristiano que ha salido de la burbuja comercial de esta época navideña no pensar en los cientos de miles de familias siendo asesinadas y perseguidas en Siria, en los niños asustados y hambrientos de África, en las mujeres que han sido engañadas y retenidas para la explotación sexual en todo el mundo y en los miles de hombres atrapados por la guerra.

Nuestra oración sincera no escapa a la tristeza que causa el enterarnos por los noticieros y redes sociales de la tragedia que viven tantas personas en el mundo en este momento, en el que deberíamos estar festejando el nacimiento de Nuestro Salvador. Sequir leyendo…

LA OPORTUNIDAD DEL BUEN LADRÓN

photo-1458588540036-39028c41de9eEn la Sagrada Escritura es durante la crucifixión de Jesús que conocemos a dos personajes, unos ladrones sentenciados también a muerte y que estaban allí al momento en el que Nuestro Señor padecía por amor a todos nosotros.

Uno de ellos es San Dimas el buen ladrón, a quién Jesús no solo perdona, sino que aprovecha para evidenciar la inmediata promesa de su salvación. Sequir leyendo…

La Crucifixión es algo del pasado?

Madre mía y Señora míaUna madre arrodillada por la ley injusta, frente a la cruz de su hijo, quién ha sido sacrificado por el egoísmo de quienes le han juzgado incluso antes de nacer.

Nos parece brutal el castigo que recibió Jesús en aquellos tiempos salvajes donde la radical pena de muerte venía acompañada de tortura y humillación finita solo con el último suspiro de quien era condenado.

El pueblo decidía, solo en parte, el destino y la sentencia de un malhechor comprobado, de un hereje, de un enemigo del poder o de un simple desubicado de pensamiento o rostro diferente.  Bastaba muy poco para merecer el máximo flagelo.  Los otros poderes sociales, para no crear conflicto simplemente no intervenían y daban la espalda, aunque esto significara estirar al máximo la coherencia de lo que predicaban, incluso, muchas veces, alentaban estos linchamientos públicos y cooperaban si esto le servía a su causa, resultando igual mantener su lugar por respeto o por temor.

Pero eso es algo del pasado… ¿o no? read more