ANSIEDAD :( Es hora del CONTRA-ATAQUE

El miedo y la incertidumbre que supone un accidente de tránsito, un diagnóstico médico desfavorable, perder el empleo o no encontrar uno mientras la cuentas se acumulan o simplemente no saber cuál es la mejor decisión en un negocio, son solo algunas de las situaciones que pueden provocar la temida ANSIEDAD.

Este sentimiento puede volverse una enfermedad crónica que desata eventos lamentables como ataques de pánico y largos periodos de depresión y puede llevarnos hasta a la muerte.  La ansiedad es uno de los males más comunes en la sociedad actual, estudios científicos aseguran que 8 de cada 10 ejecutivos empresariales o estudiantes sufren al menos un episodio relevante de ansiedad durante el año. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 4,4% de la población total del planeta sufre trastornos de ansiedad y depresión y solo 1 de cada 10 es tratado médicamente, lo que lo coloca como una verdadera pandemia.

Frases como: “la ansiedad es exceso de futuro”, “la ansiedad es el miedo a lo que debemos enfrentar y aún no conocemos”, aunque posiblemente han sido acuñadas con la buena intensión de definir y alentar, pueden terminar por trivializar una condición que debe ser tratada responsablemente como cualquier enfermedad física y sin achacar para quienes la sufren supuestos problemas de falta de carácter, responsabilidad o incluso lo que algunos llaman “falta de Dios”.

No es una coincidencia (como en todo lo divino) que en la biblia la frase que más se repite es “no temas”, estas palabras o sus variaciones aparecen un total de 365 veces, justo como los días de un año.  Por ejemplo; en el Salmo 27 se nos recuerda que no debemos temer a las decepciones de este mundo. En Jeremías 1, 8 que no debemos temer a los enemigos. En Mateo 10, 28 a la delincuencia. En Apocalipsis al futuro incierto. En fin, la escritura nos confirma que cuando Dios está con nosotros a nada debemos tenerle miedo.

Para prevenir la ansiedad o controlarla, los profesionales de la salud recomiendan una serie de cambios en la rutina diaria que suelen ser muy difíciles de lograr, pues muchas veces es la misma rutina y no poder salir de ella la que causa la ansiedad, metiéndonos en un círculo interminable.

 ¿HAY SOLUCIÓN?

Si. Además del recomendado diagnóstico y tratamiento médico responsable e inmediato, también hay un trabajo efectivo muy personal que debemos hacer, cuesta, pero es posible. En otros artículos de este blog hemos hablado de como la actividad física beneficia al cuerpo y al alma, de la búsqueda y el apego de la verdad para obtener la felicidad y sobre todo, de cómo podemos encontrar paz y resguardo si nos entregamos confiados al cuidado amoroso del Creador.

Saca el rato para leer los artículos que te compartimos y pon las manos, la mente y el corazón a trabajar para derrotar la ansiedad. ¡ÁNIMO!

https://www.espatiespami.com/futbol-salud-para-cuerpo-y-alma/
https://www.espatiespami.com/963-2/
https://www.espatiespami.com/unges-mi-cabeza-con-aceite-sabes-que-significa/

SECOS Y RUIDOSOS COMO CARRETAS VIEJAS. Historia corta.

Jimmy tenía miedo de su compañero de escuela, el típico abusador, que aunque nunca le había agredido físicamente le mantenía completamente apabullado con gritos y ademanes agresivos. Es más, todos en la escuela eran víctimas de ese escandaloso proceder, pero nadie se atrevía a decir nada. Un día luego de la escuela, con la cabeza llena de los gritos intimidantes de su compañero, Jimmy llegó a casa y no había nadie, para no sentirse tan solo encendió la radio y en la emisora que su mamá tenía programada escuchó el siguiente fragmento de una historia: Sequir leyendo…

La receta contra el miedo. Cosas de aviones.

“Un hombre me contó que un día, en uno de sus múltiples viajes por trabajo, ya sentado esperando a que el avión despegara, vio como entró al avión una niña completamente sola, de unos 7 años y se sentó junto a él del lado de la ventana sacando de su pequeño bolso algunos lápices y libros para pintar.

Es normal que algunos niños viajen solos de vez en cuando, pero lo verdaderamente sorprendente era la madura actitud de la pequeña que parecía estar muy habituada a los viajes en avión. Tanto así que cuando comenzó la turbulencia por la fuerte tormenta que había afuera, ella ni se inmutó. Solamente guardó sus lápices, tomó una muñeca y se recostó.

Cuenta el hombre que hubo un momento en donde la turbulencia fue mucho más fuerte, lo que sabemos inicia las oraciones y murmullos de los pasajeros y una inevitable sensación de pánico que hace que la gente se mire entre sí.  Pero la niña seguía sumamente tranquila jugando con su muñeca.

Él, intrigado por esa madurez, esa tranquilidad y esa confianza, no tardó mucho en preguntarle a la niña si no sentía miedo… A lo que ella respondió con total seguridad:

-No, mi padre es el piloto.”

.

.

Entregarle el timón a nuestro Padre Celestial es garantía de seguridad en nuestra ruta.

La receta contra el miedo, sin duda alguna, es saber en quién tenemos puesta nuestra confianza.

Mira nuestro show aquí: https://www.youtube.com/watch?v=BxPVy2bIBkw

Fuente: Historias de dominio público.