DONDE HAY ORDEN ESTÁ DIOS, sobre todo en la Iglesia.

¿Qué hace una monja feminista radical predicando a favor del aborto en TV? ¿Qué hace un cura comunista y progresista dirigiendo una parroquia? ¿Por qué parejas en unión libre atienden como ministros de la Eucaristía? ¿Qué hace un adulto de más de 30 o 40 años militando en la pastoral juvenil? Para quienes tienen formación básica en la doctrina de la Iglesia, estos casos aislados son un desorden inaceptable, pero de los que tristemente hemos oído.

Lo que llamamos “falta de testimonio” termina por manchar el buen nombre del Padre frente a aquellos que aborrecen su obra y a sus hijos, por eso compartimos 3 TIPS para hacer realidad en nuestra Iglesia aquella frase que dice: “donde hay orden está Dios”. Sequir leyendo…

¿Quiere ver un espejismo? mire su agenda. EL VALOR DEL TIEMPO.

El autor estadounidense Henry David Thoreau escribió; “No podemos matar el tiempo sin herir la eternidad”. Una frase que remarca el valor de cada momento por más pequeño o insignificante que nos parezca y la trascendencia que tendrá cuando sumemos el total de nuestra vida e incluso la factura acumulada para el más allá.

Andar por allí desperdiciando horas puede ser un vicio o una enfermedad terminal, quién mata el tiempo es un asesino, o más bien, un suicida, pues deja en una pausa incontrolable su presente y su futuro. Así que posponer, dejar para mañana, hacer o decir más tarde, son señales de abandono de la realidad. Sequir leyendo…