El bien y el mal… ¿Dejaron de existir?

Como padre de familia y tío me llama la atención ver que en los últimos años los programas de televisión infantiles dejaron de tener villanos. Sí, la ejemplificación de la lucha del bien contra el mal parece ser inadecuada. Pedro ya no es Malo, Blutos es más como un vecino incómodo y todos en la escuela son amigos como por arte de magia. Como comunicador entiendo las consideraciones pedagógicas para no alterar en negativo los espacios de esparcimiento y aprendizaje de los más pequeños, pero también reconozco que esta postura termina por dar una visión poco realista del mundo y sus eventuales e ineludibles complicaciones. ¿Será que el bien y el mal dejaron de existir?

Pues para algunos así es, el bien y el mal dejaron de existir o nunca existieron como realidades tangibles y ahora se ven como “conceptos” que se pueden amoldar a diferentes interpretaciones personales. Sequir leyendo…

¿Por qué los cristianos no adoptan más?

dreamstime_l_98314Nuestro show “Los hijos del corazón” ha provocado controversia, pues se plantea derribar los mitos comunes que hay en cuanto a la adopción. Mitos que muchas veces son solo opiniones a modo de consejo en negativo para aquellos que contemplan la posibilidad de tener los hijos que en la mayoría de casos no han podido tener.

¿La adopción es solo para quienes no pueden tener hijos?

Rotundamente NO. Esta respuesta la sabemos de sobra. La adopción es un acto de amor filial que no se limita solo a nuestra sangre, a la continuidad de nuestro apellido, a tener a quien dejar una propiedad o a suplir la necesidad de que nos digan papá o mamá solo para ver que se siente. O peor aún, por cumplir con el rigor de tenerlo todo, solo porque se puede.

Entonces… ¿Por qué los cristianos no adoptan más?

Sequir leyendo…

Por la familia… ¿Quién nace para maceta del corredor no pasa?

lonely-tree-smallMuchas culturas orientales dan especial valor al linaje de cada persona, eso ayuda en buena parte a saber quién es y de donde viene.  Se cree que los ancestros aportan a la identidad de cada una de las personas una motivación y un carácter que debe ser tomado en cuenta en la actualidad y eso ha ocurrido desde siempre, sino vea las largas descripciones en el Génesis de la biblia en las que se especifica quién es hijo de quién.

Ya en occidente, nosotros pasamos un poco por alto este respaldo histórico de nuestra procedencia y nos concentramos más en el “Yo independiente”, que en ciertos casos ayuda a desligarse de momentos, situaciones o emociones que podrían más bien ser un ancla para el desarrollo personal. Sequir leyendo…